Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

jueves, 18 de febrero de 2016

El Programa de Nutrición Comunitaria de la Fundación Bengoa, que monitorea escuelas en Caracas, Maracaibo y Mérida, arrojó un incremento de 9% de la desnutrición infantil entre 2014 y 2015. La investigación abarcó una muestra de 1.500 alumnos en edad preescolar y hasta sexto grado de primaria, de escuelas donde se les garantiza el desayuno. En el país no se publican cifras oficiales en la materia desde 2007.

Estudio mostró aumento de desnutrición infantil en el país

Falta de nutrientes como el hierro y las calorías afecta desarrollo cognitivo de los niños | Foto Archivo El Nacional
Falta de nutrientes como el hierro y las calorías afecta desarrollo cognitivo de los niños | Foto Archivo El Nacional
Una investigación realizada por la Fundación Bengoa arrojó un incremento de 9% de niños con deficiencias por falta de nutrientes

El Programa de Nutrición Comunitaria de la Fundación Bengoa, que monitorea escuelas en Caracas, Maracaibo y Mérida, arrojó un incremento de 9% de la desnutrición infantil entre 2014 y 2015. La investigación abarcó una muestra de 1.500 alumnos en edad preescolar y hasta sexto grado de primaria, de escuelas donde se les garantiza el desayuno.
En el país no se publican cifras oficiales en la materia desde 2007.
Maritza Jiménez, miembro de la Fundación Bengoa y del Observatorio Venezolano de la Salud, señaló que la situación se estaría replicando en otras unidades educativas del país; agregó que, probablemente, es más grave en aquellos planteles en que los niños no se benefician de un programa alimenticio.
“Si esto está ocurriendo en escuelas que tienen esta asistencia, no quiero pensar lo que puede estar pasando en aquellas que no reciben ningún suplemento”, dijo. Jiménez también contó que cuando se acercan a las escuelas las madres aseguran que, en ocasiones, el desayuno que reciben sus hijos en las escuelas es la única comida completa que hacen.
Consumo. Jiménez explicó que desde la fundación también realizan un estudio denominado Faro Nutricional, el cual analiza los datos oficiales que arroja el Instituto Nacional de Estadística a través de la Encuesta de Seguimiento al Consumo de Alimentos que elaboran dos veces al año. “El INE reporta que el consumo de alimentos ha disminuido”, indicó.
Entre el primer semestre del año 2012 y el primer semestre de 2014, citó Jiménez, según el INE el consumo bajó de 2.304 a 1.831 calorías. El consumo de cereales cayó entre 26% y 30%, el de azúcar 27%, leche en polvo 53%, aceite y atún 26%.
La especialista también recordó que la última Encuesta de Condiciones de Vida, realizada por las principales universidades del país, arrojó que el 30% de lo que la gente compra se distribuye entre cereales y grasas. El 80% de los consultados aseguró que no les alcanzaba el dinero para adquirir los alimentos de la cesta alimentaria.
Jiménez indicó que existe un déficit de hierro en la población –que se obtiene de las proteínas de origen animal y harina de maíz enriquecida–, y que es requerida por grupos vulnerables como niños, mujeres embarazadas y adultos mayores. El zinc, el ácido fólico, los ácidos grasos –que se encuentran en el pescado– y la leche serían otros nutrientes y micronutrientes que comienzan a faltar en la dieta de los venezolanos.
“Un cerebro hambriento no aprende, cuando faltan calorías y hierro se compromete el desarrollo cognitivo de los niños”, señaló.
La investigadora refirió que existen deficiencias en el Programa de Alimentación Escolar que depende del Estado y que se supone es surtido de redes como Mercal, que también tiene problemas de abastecimiento.
Indicó que en este plan se ha limitado el consumo de alimentos esenciales como las proteínas y en cambio se ofrecen básicamente calorías sobre la base de cereales y grasas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada