Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

viernes, 12 de febrero de 2016

Sin comentarios porque este hombre no sabe el horror que propone...HAMBRE para el pueblo.

Ricardo Molina propuso la expropiación de Polar en la Asamblea Nacional

Molina aseguró que más de 90% de la capacidad productiva del país está bajo administración privada | Foto: Twitter
El diputado oficialista dijo que la empresa produce algunos rubros, como la harina de arroz, y no fabrica la de maíz. Reiteró su opinión de que en Venezuela hay una guerra económica del sector privado contra la población

Ricardo Molina, diputado por el PSUV, dijo en la Asamblea Nacional que Empresas Polar debería ser expropiada. En el Parlamento se realiza una sesión para debatir la crisis alimentaria.
Molina aseguró que la empresa trabaja en algunos productos, como la harina de arroz, y no en la de maíz; reiteró que en Venezuela hay una guerra del sector privado contra la población.
"Hagamos el trabajo completo, científicamente, y nos daremos cuenta de que más de 90% de la capacidad productiva de alimentos en Venezuela lo tiene la empresa privada", añadió. A su juicio,  las empresas pretenden enriquecerse con dólares públicos. 
El parlamentario afirmó que en Venezuela no hay desnutrición por las políticas que el gobierno ha implementado. Considera que la propuesta de la MUD de declarar la emergencia alimentaria es contradictoria, porque el bloque no aprobó la emergencia económica que llevó el presidente Nicolás Maduro al Palacio Legislativo. 
"En Venezuela hay dificultades, pero no son por el gobierno, sino por el sector privado, apoyado por los medios de comunicación privados, nacionales e internacionales", manifestó. Instó a los empresarios a producir sus propios dólares.

Nota: Ricardo Molina antes de hablar léete "El Gran saqueo" y por muy lavado de cerebro que te hayan hecho al menos te asomarás a la verdad. Y oye lo que dijo en tu presencia Julio Borges

El gran saqueo


Nunca hay suficiente realidad para que la capacidad de asombro se pierda. En Venezuela se vive una tragedia que no se la merece el país. Hay angustia, es la carestía de bienes y servicios básicos, la delincuencia suelta en su más crítica expresión.
Todos los días asesina a personas sin compasión. Me impactó el asesinato de Geovanni Fuentes, un  profesor de deportes cuando salía de un juego en La Dolorita. No lo conocía, me enganchó leer que trabajaba en el Colegio la Salle, pisaba los campos de deporte que me correspondieron en mi niñez. La foto de su esposa y su hijo me rompió el alma. Solo me pregunto por qué tantas cosas terribles en un país que uno siempre ha visto como bueno.
Es la vida que pierde significado, son nombres en el papel que se reparten al igual que las cifras. Venezuela es la economía con peor desempeño del mundo, según el índice de miseria proyectada para el año 2016. Encabezamos la data de todo lo que es negativo y malo. ¿Y qué nos pasó? Cómo un país noble termina entre tanto deterioro. Tanta riqueza que solo ha servido para la avaricia y el despilfarro. Siempre las excusas, los otros, el imperio y ahora el fenómeno de El Niño. Baja el precio del petróleo y no somos nada. Tenemos agua en abundancia y nos morimos de sed. Nada se hizo, nada se planificó, mucho se lo roban.
La guinda de la torta, tener en las manos El gran saqueo, último  libro de Carlos Tablante y Marcos Tarre. Allí dicen tanto y les falta mucho que contar. Lo que sabemos de cómo saquearon esta patria es digerible a pedacitos, pero duele con la lectura de un trabajo riguroso como ese. Cada hecho narrado produce vergüenza ajena, ira y al final tristeza de ver cómo hemos permitido tanto atropello.
La clave de ese libro es que hace una propuesta para la discusión de un proyecto de Ley de Emergencia para la Recuperación de Bienes de la Corrupción. Como lo refiere Pompeyo Márquez en el prólogo, enfrentar esta situación es tarea de todos

 Propuso Ley de Producción Nacional

Julio Borges: Actual modelo económico lo que ha hecho es destruir al país

"¿Cómo es posible que Venezuela este sufriendo, la indigna situación de un país que ni siquiera puede tener lo mínimo de calidad de vida? Este es el debate que queremos abrir para que toda Venezuela le sacuda la conciencia a quienes están en el poder y que se sepa que si hay soluciones concretas para salir de esta crisis", expresó Julio Borges.

imageRotate
Borges solicitó que se declare la "emergencia real del tema alimentario" (Cortesía/@JulioBorges )
ALICIA DE LA ROSA |  EL UNIVERSAL
jueves 11 de febrero de 2016  01:27 PM
Caracas.- La plenaria de la Asamblea Nacional debatió hoy sobre la crisis y espera declarar la emergencia económica en todo el país. El presidente de la fracción parlamentaria de la Unidad, diputado Julio Borges,   abrió el debate explicando que en los últimos años, el país ha recibido "un millón de millones de dólares y después de esa lotería que nos dio Dios, Venezuela hoy está sin comida, sin alimentos, sin los bienes básicos, sin seguridad".

"¿Cómo se explica esto? (...) ¿Cómo es posible que Venezuela este sufriendo, ya va para varios años, la indigna situación de un país que ni siquiera puede tener lo mínimo de calidad de vida? Este es el debate que queremos abrir hoy desde la Asamblea Nacional para que toda Venezuela le sacuda la conciencia a quienes están en el poder y lo más importante, que se sepa que si hay soluciones concretas para salir de esta crisis", enfatizó el parlamentario.

Borges lamentó la situación que vive el pueblo venezolano y enfatizó que la economía en Venezuela "murió" porque "es un país que no produce".  Puso como ejemplo las cifras oficiales de los principales rubros agrícolas y dijo que este año la caída es "de 85 por ciento".

"Ante éramos un país que se autoabastecía en productos básicos como el maíz blanco. Hoy nuestra arepa no tiene el orgullo de ser venezolana, sino que se hace con maíz mexicano. Antes nos abastecíamos de arroz y llegamos a exportar y ahora lo traemos de Estados Unidos".

"¿Cuál es la realidad? Que lamentablemente se privilegió un sistema que lo importante era comprar afuera los alimentos y no producirlos en Venezuela e incluso se llegó al drama de traer productos terminados (...) Esa es la realidad a la que hay que abrir el debate, el modelo que tenemos en Venezuela es un modelo que lo que ha hecho es destruir el empleo (...)  y el orgullo de los productos que deberían decir, hechos en Venezuela. Estamos hablando de cientos de empresas que lamentablemente se han cerrados. El sector agroindustrial que produce alimentos en Venezuela se ha reducido a la mitad". 

Durante su intervención, Julio Borges, además de solicitar que se declare la "emergencia real del tema alimentario y que el Gobierno le haga frente al problema del país con medidas concretas", presentó el proyecto de Ley de Producción Nacional "para que sea discutido en todo el país y que sea la bandera, junto con el tema de la Ley de Bono de Alimentación y Medicinas para Jubilados y Pensionados".

El jefe de la bancada de la Unidad, enumeró los aspectos que busca atacar la Ley de Producción Nacional: "en primer lugar,  atacar el tema impositivo. Lograr darle motivación, incentivo a las empresas y que sientan la claridad y el respaldo en materia de impuestos. En segundo lugar, atacar el problema de la permisología y la burocracia. Pareciera que todo está diseñado para que no haya inversión".

En tercer lugar, "el tema de las empresas públicas que hay que mantener y recuperar como el caso de Pdvsa, pero también hay 1.200 empresas expropiadas que no producen nada y queremos crear un equipo de trabajo que haga un inventario real de todas esas empresas expropiadas para ponerlas a producir de inmediato".

Con respecto a las tierras dijo que "tenemos casi cuatro millones de hectáreas pero lamentablemente en su gran mayoría no están produciendo nada y la ley busca crear un mecanismo rápido para que pequeños y mediano productores pongan a producir esas tierras" y el tema laboral, lo principal es  "crear un estímulo claro para que todas las empresas tengan incentivos para que contraten trabajadores y luego un sistema de precios, de producir sin pérdidas para que Venezuela tenga una economía productiva y competitiva".

"Desde la Asamblea Nacional estamos presentando no solo un debate para dar un diagnóstico de lo que sucede en el país en materia de alimentos,  no solo para pedir una emergencia que debe sacudir al Gobierno de manera integral, sino para poner a la orden de Venezuela un proyecto de ley que, aplicado de manera inmediata, puede tener ese cambio por el cual se votó el 6 de diciembre y que significa el orgullo de un país hecho en Venezuela y con el compromiso de que seamos una potencia productiva", concluyó el diputado por Primero Justicia.

Lorenzo Alejandro Mendoza Giménez (Caracas5 de octubre de 1965) es un ingeniero industrial y empresario venezolano, presidente deEmpresas Polar, el mayor productor de bebidas y alimentos de Venezuela.
Es considerado como una de las personas más adineradas de Venezuelacon un patrimonio estimado en 2.700 millones de dólares.

Mendoza, Venezuela y el futuro


En esta pequeña nave espacial que es mi habitación de biblioteca, en la que viajo a través del tiempo, hacia el pasado y hacia el futuro, encontré entre diversos y numerosos libros que heredé de mi padre uno al cual me referiré, y que provocó en mí la reflexión sobre nuestra Venezuela, que deseo compartir con ustedes.
Un 12 de febrero, pero del año 1909, el joven Mendoza de 23 años, editorializaba su pensamiento en el diario venezolano El Tiempo, de los hermanos Pumar. Dicho diario, según expone nuestro recordado historiador y ex presidente de la breve transición 1993-1994 Ramón J. Velásquez (1916-2014) en la introducción de tal libro expone: “Famoso periódico de las batallas contra Crespo y Andrade y de las denuncias contra las arbitrariedades y caprichos de Cipriano Castro”. El libro es de  Cristóbal L. Mendoza:Prólogos a los escritos del Libertador publicado en 1977, Italgráfica. Caracas.
Fue aquel un momento de oportunidad en que por la grave enfermedad de Cipriano Castro, ya intervenido un 9 de febrero de 1907 y determinada la conveniencia de su viaje a Europa para una nueva intervención y tratamiento, por la cual finalmente quedaría hospitalizado en una clínica de Berlín, así las cosas, Juan Vicente Gómez asumía en diciembre de 1908 la Presidencia de Venezuela. Hombres como Francisco Linares Alcántara, entre otros, previamente opuestos a que el vicepresidente Juan Vicente Gómez asumiera el poder en caso del fallecimiento del enfermo presidente Castro, fueron luego piezas claves en tal resultado e incluidas en el nuevo gabinete que formaría Gómez.
Permítaseme citar del referido editorial del 12 de febrero de 1907, del tan preclaro joven como fue Cristóbal L. Mendoza, solo dos buenas partes de su maravilloso texto completo, el cual por supuesto recomendamos reflexionarlo en su totalidad: “Se habla de reformas en todos los órdenes y en todas las leyes, y se proponen bases más o menos especulativas, principios más o menos abstractos, sin que nadie vuelva su vista a nuestra composición social, es decir, a nuestro modo de ser, al coeficiente de nuestra cultura, al producto natural de nuestras actividades. He aquí el gravísimo error que nos condujo a que la aurora del siglo XX nos sorprendiera en plena esclavitud, teniendo como resumen de todas nuestras actividades la dictadura de Cipriano Castro, quien no se mantenía tan solo por sí mismo, ciertamente”. Luego continúa el joven Mendoza más adelante: “La libertad, los derechos individuales no los ha concedido graciosamente ningún gobierno de la tierra. El origen de estos es la fuerza y este va cediendo y transformándose en derecho a medida que la cultura ascendente de la colectividad va conquistando, va arrebatando con las conquistas del progreso, que el poder venga a traernos prerrogativas que la naturaleza ha concedido al hombre culto. Es idea candorosa imaginarse que podemos esperar, cruzados de brazos y contando con las conquistas del progreso, que el poder venga a traernos prerrogativas y libertades. Estas, como decimos, se conquistan, se imponen para que los gobiernos se vean en la alternativa de concederlas o desaparecer”.
Situándonos en ese contexto histórico de una Venezuela aún no petrolera, y sí muy rural, vemos cómo sin embargo ya desde entonces el problema de la conciencia social del venezolano era planteado por Cristóbal Mendoza como la clave de la construcción de un nuevo paradigma de verdadero poder del pueblo, es decir, de una verdadera democracia, en la que los ciudadanos son respetados no porque un gobierno decida hacerlo, sino porque no se le permitiría el no hacerlo. Más de cien años después, hoy vemos cómo no se concentra solo en el tema de una Venezuela rural o urbana, ni petrolera o no petrolera, y este es tal vez el asunto más esclarecedor, cuando hemos revisado entre ese pasado y este presente que nos ha tocado vivir.
Los valores y principios de una sociedad en evolución fehaciente no son un tema de manifestaciones del surrealismo que pueden llevar al hombre a una sociedad imaginariamente más justa en lo social y por tanto más libre. Fueron veintisiete años después, a la muerte de Gómez, cuando precisamente por esos años descubriría el padre del surrealismo mundial, André Bretón, que dicho surrealismo no pueden expresarse libremente en una sociedad donde el realismo de la propaganda gubernamental en un sistema comunista-totalitario solo persigue su continuidad en el poder, y no la libertad creativa del individuo para darse una mejor sociedad.
Dejo a cada quien la libre interpretación de los planteamientos anteriores, que como nos los legara el Mendoza de ese tiempo, el grande hombre que fue Cristóbal L. Mendoza, debe estar basada en unos valores, unas ideas, y unas prácticas que las hagan tener posibilidades de trascendencia, realmente revolucionarias, de la vida de una nación, aun hasta después de la desaparición física de sus protagonistas. Reflexionando sobre ellos también podremos comprender, ante los destemplados insultos que desde el gobierno actual le hace su máximo jerarca al otro Mendoza, esta vez a Lorenzo Mendoza, libre y líder empresarial de nuestros tiempos, que realmente no hay respeto desde esa posición por el propio pueblo venezolano, que sufre las humillaciones diarias por solo conseguir los alimentos de la dieta básica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada