Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 25 de abril de 2015

Para hacer un macarrón dulce (bien hecho) hay que tener arte. Se hace a partir de almendras que se pulverizan hasta lograr el punto perfecto para hacer la galleta. El relleno comienza con una reducción de fruta o del sabor escogido que se combina con otros insumos que le dan la cremosidad exacta. Todo hecho artesanalmente.

El lado dulce de Gourmet54

Ahora ofrece macarrons, crakers, dulces y tortas desnudas de Azucart

imageRotate
| 1 | 2 | 3 |
GIULIANA CHIAPPE |  EL UNIVERSAL
sábado 25 de abril de 2015  12:00 AM
Para hacer un macarrón dulce (bien hecho) hay que tener arte. Se hace a partir de almendras que se pulverizan hasta lograr el punto perfecto para hacer la galleta. El relleno comienza con una reducción de fruta o del sabor escogido que se combina con otros insumos que le dan la cremosidad exacta. Todo hecho artesanalmente.

Pues, a diario, el equipo de Azucart -liderado por Leonor Zambrano y David Egui-, elabora macarrons de té verde, mora, fresa, chocolate, praliné, parchita, chocolate blanco o frutos rojos y los envía a Gourmet 54, rincón de delicateses en Paseo Las Mercedes. 

En este bodegón, Azucart tiene un rincón dulce, que además resulta toda una gentileza con los caraqueños, pues se trata de un catering de repostería para eventos. Con su propuesta en Gourmet54, cualquiera puede probar algunas de sus delicias sin tener que hacer una fiesta.

Para Gourmet54, Azucart elabora, además de los tan de moda macarrons, merengones de fresa, parchita o mora, cheesecakes, profiteroles con chocolate venezolano -sólo utilizan cacao Franceschi y El Rey-, tartaletas de limón, mousse de Bailey's con crumble y un taquito de gelatina de whisky. Todo hecho en el centro de producción de Azucart. 

En esa vitrina de Las Mercedes también ofrecen dos de sus productos emblemáticos: Las crakers, galletas de chocolate con capita ligeramente crujiente y un centro húmedo que recuerda al brownie y sus "tortas desnudas" de chocolate o frutos rojos. Los fines de semana elaboran miniaturas de estos pasteles.

Las tendencia de las tortas desnudas comenzó hace un par de años en Europa, donde rechazan particularmente el pastillaje que recubre las tortas de estilo americano (y que en Venezuela también prefieren). Lo particular de las tortas desnudas es que ni siquiera las recubren de crema. Se muestran tal como son. 

Leonor Zambrano las descubrió curioseando, como suele hacer, sobre la vanguardia pastelera en el resto del mundo. Comenzó a hacer pruebas con su receta de ponqué tradicional hasta que logró lo que quería. Los "conejillos de indias" fueron nada menos que el chef francés Pascal Cherance, su familia, y amigos cocineros como Enrique Limardo. Causó sensación. A partir de allí, la torta se convirtió en un símbolo de Azucart.

Los dulces se despachan a Gourmet 54 de martes a domingos. Para pedidos para fiestas hay que contactarlos -con la mayor anticipación posible pues ya tienen algunas fechas cerradas- a pedidosazucart@gmail.com. Se puede conocer más de lo que hacen por @Azucart en Instagram y @azucartpostres en Twitter. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada