Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

martes, 28 de abril de 2015

"Venezuela es un país con doble carga de la malnutrición pues tiene desnutrición y obesidad", apuntan las especialistas. Sostienen que se han reportado alteraciones en el estado nutricional de niños y adolescentes y que el embarazo a temprana edad "contribuye a incrementar el ciclo intergeneracional de la malnutrición".

Según estudio de Fundación Bengoa

Venezolanos están obesos y desnutridos a la misma vez

Las familias de bajos ingresos basan su dieta en grasas y carbohidratos

imageRotate
La harina de maíz es lo más consumido entre los venezolanos de todos los estratos sociales ARCHIVO
Contenido relacionado
GIULIANA CHIAPPE |  EL UNIVERSAL
martes 28 de abril de 2015  07:47 AM
Es el peor de los mundos: un gran porcentaje de venezolanos está obeso y desnutrido.

Tan peligrosa conjunción se acentúa en las clases sociales más pobres cuya alimentación se basa, en forma muy contundente, en carbohidratos y grasas. Y la relación es clara: mientras menor es el ingreso familiar, menos balanceada es su dieta. Y también comen menos frutas y verduras.

Estas conclusiones se reflejan en la Encuesta sobre condiciones de vida en Venezuela (Encovi), que presentaron Maritza Landaeta Jiménez y Marianella Herrera Cuenca, médicos de Fundación Bengoa, durante un evento realizado en la Universidad Simón Bolívar.

"La dieta básica es de baja calidad. Los alimentos que compran los pobres son calóricamente más densos, más baratos, están regulados y se expenden en redes públicas", sentenciaron las investigadoras.

Lo que más come el venezolano de cualquier clase social es harina de maíz, que conforma 10,5% del total de la compra. El problema es que los siguientes alimentos más consumidos también son carbohidratos: arroz, pan y pastas. Y después vienen las grasas. 

En general, el panorama que se desprende de esta data de 2014 es sombrío. 

"Venezuela es un país con doble carga de la malnutrición pues tiene desnutrición y obesidad", apuntan las especialistas. Sostienen que se han reportado alteraciones en el estado nutricional de niños y adolescentes y que el embarazo a temprana edad "contribuye a incrementar el ciclo intergeneracional de la malnutrición". 

También hay hambre. Según la encuesta, 11,3% de los venezolanos sólo come dos veces al día. Esto empeora en los sectores de más bajos ingresos donde, registra el estudio, 39,1% de las personas no hace las tres comidas y pocas veces consumen huevo, verduras y frutas. 

"Once por ciento de los encuestados están en situación de hambre y 39% de los más pobres realiza menos de dos comidas al día", expusieron las doctoras Landaeta y Herrera.

El problema podría ser el dinero. Un altísimo 80,1% de los encuestados considera que no le alcanza el dinero para comprar la comida. Este porcentaje sube a 85,3% en el sector de menores ingresos.

La actividad física está marginada en los hábitos de los venezolanos. Casi la mitad de la población, 47%, ni siquiera camina. En este punto, la relación con la capacidad económica también es directa: mientras más ingresos, más ejercicios hacen. En el segmento medio, 44,6% de los encuestados dice que hace ejercicio moderado y 10,4% ejercicio intenso. En el segmento alto, 51,5% hace actividad física moderada y 13,6%, intensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada