Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP

Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP
Carlos Fierro con un grupo de egresados del Diplomado en Gastronomía de la UJAP del cual fue su Coordinador al inicio. GASTRONOMIA (del griego γαστρονομία)es el estudio de la relación del hombre con su alimentación y su medio ambiente o entorno.Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.Para mucha gente, el aprender a cocinar implica no solo encontrar una distracción o un pasatiempo cualquiera; pues cocinar (en un término amplio) es más que solo técnicas y procedimientos... es un arte, que eleva a la persona que lo practica y que lo disfruta. Eso es para mi la cocina, con mis obvias limitaciones para preparar diversos platillos, es una actividad que disfruto en todos sus pasos, desde elegir un vegetal perfecto, pasando por el momento en que especiamos la comida, hasta el momento en que me siento con los que amo a disfrutar del resultado, que no es otro más que ese mismo, disfrutar esta deliciosa actividad o con mis alumnos a transmitirles conocimientos que les permitirán ser ellos creadores de sus propios platos gracias a sus saberes llevados a sabores

sábado, 23 de mayo de 2015

Sin exageraciones: Los domingos en la mañana, ir a desayunar a El Bosque es lo más parecido a hacerlo en China: van familias de ese país, el menú es completamente típico y el idioma oficial es el chino, sin menú, explicaciones ni precios en español. La experiencia es completamente auténtica.

Pero en Caracas

Tips para desayunar como en China

En El Bosque, dos restaurantes ofrecen desayunos dominicales que replican la experiencia de hacerlo en ese país. A continuación compartimos algunos códigos para quienes vayan por primera vez.

imageRotate
La comida se ofrece en latas que mantienen la comida caliente (Cortesía)
| 1 | 2 |
EL UNIVERSAL
viernes 22 de mayo de 2015  05:16 PM
Sin exageraciones: Los domingos en la mañana, ir a desayunar a El Bosque es lo más parecido a hacerlo en China: van familias de ese país, el menú es completamente típico y el idioma oficial es el chino, sin menú, explicaciones ni precios en español. La experiencia es completamente auténtica.

Dos restaurantes de la zona –Lai King y Casa Deli– sirven estos brunch (por supuesto que no se llaman así) los domingos, hasta un poco antes de las once de la mañana. Particularmente prefiero el Casa Deli, porque me parece más típico.

Si es la primera vez que se acude, es bueno entender algunos códigos. El más importante es asumir que quien debe adaptarse a las costumbres del restaurante y de la colonia china es el comensal venezolano y no al revés.

Al llegar –le puede dejar el carro al valet parking– debe esperar a ser ubicado en una mesa pero, para esto no hay anfitrionas. Y tampoco espere parado porque nadie lo va a atender. Es mejor acercarse a un mesonero para que le ubique una mesa.

A ese mismo mesonero le pide las bebidas. Lo más recomendable es el té de jazmín que se sirve en jarra. Eso sí: lleve azúcar porque no tiene y, si no le da pena, un cooler para llevarse lo que quede porque sirven bastante y es delicioso.

En China, al igual que en la mayoría de los países asiáticos, el menú del desayuno es muy similar a los del resto de las comidas y se comparte con la familia y los amigos. Es decir, se colocan fuentes de comida en la mesa y cada cual se sirve a su gusto.

En Casa Deli y Lai King, la variedad de platos disponibles es enorme. Al acercarse al "buffet" (que tampoco se llama así), se les entrega una gran bandeja circular en la que se van colocando las preparaciones que, en su mayoría, vienen en unas laticas.

La escogencia es muy perceptiva porque nadie explica qué es cada cosa. Hay preparaciones dulzonas –jamás muy azucaradas–, saladas y algunas muy particulares como los deditos de pollo (literalmente, lo que va al final de las patas) en muchas versiones. En Casa Deli, el cerdo laqueado es delicioso. También hay pato laqueado.
Ambos lo sirven rebanado y lo cobran por peso.

Todo lo escogerá sin saber cuánto cuesta porque no hay precios expuestos y, como ya sabemos, todo está en chino. Después de seleccionar su comida –intente dosificarse porque le van a provocar muchas cosas–, un empleado del local le anotará en un cartón –también escrito en chino– lo que lleva. Con esa cartulina pagará al final.

A grandes cálculos, un desayuno con una porción regular de cerdo (suficiente para dos), unas tres preparaciones variadas más y el té de jazmín le puede costar alrededor de dos mil bolívares. Con su cartón pague directamente en la caja. Aceptan tarjetas de crédito. Y deje propina en la mesa.

Un buen plan para después de desayunar es pasar por el galpón que vende artesanía china (justo al lado de Casa Deli) y visitar el mercado del Club Chino, donde podrán adquirir verduras (también utilizadas en sus platos típicos) a excelente precio. Si va temprano mejor, porque algunos productos, como el cebollín, se acaban temprano. Una recomendación particular es el jengibre: está muy fresco y no es tan costoso como en los supermercados. Los tés verde, rojo y de jazmín, que se venden en cajas grandes, también tienen una excelente relación calidad-precio. Y hay otros productos como woks y vaporeras de bambú, perfectas para cocinar en casa. 

La experiencia es realmente única. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada